Especial: LA CORRUPCIÓN (Parte 2)

EL TEMOR DE LA SANCIÓN COMO PREVENTIVO

Por: Jorge Gustavo Castañón. 29/12/2022

Como se ha mencionado en innumerables ocasiones, el Hombre es gregario. Requiere de los demás para poder obtener seguridad, suministros, desarrollo. Aristóteles ya lo decía de esta manera. El Hombre es un ser social. Un animal político. Un «Zoon Politikon«.
Desde que el ser humano comenzó a evolucionar, tuvo que dar lugar a ciertas personas dentro de su comunidad en las cuales recaían decisiones propias del grupo. Decisiones que ponderaban todos aquellos valores particulares que aplicaban de acuerdo al «aquí y ahora». Podemos elegir vivir o no pero no el mundo en que viviremos, decía Ortega y Gasset. (¿Qué es filosofía? Lección X. Ortega y Gasset)
Pero antes de evolucionar hacia un sistema normativo, al que llegó después de muchas fases previas, cimentaba sus relaciones interpersonales en su sentido común para discernir «lo bueno» y «lo malo», quizás basando sus decisiones en EL TEMOR hacia eventos naturales, biológicos que salían de la rudimentaria observancia de su entorno. Así, de acuerdo a Albert Einstein, nace la Religión del Miedo (Mi visión del Mundo. Tusquest 2005), aquella que doblegaba la rodilla del antepasado ante el rayo fulminador, ante el fuego bravo que consumía sin distingo o las sequías que minaban las cosechas de aquellas primigenias comunidades de seres humanos.

Conforme avanzó la historia, evolucionamos hacia un estadio de Eventos Mágicos. La magia como aquellos dones depositados entre algunos hombres quienes ya se mostraban depositarios de poderes que emergían como enlaces entre aquella Naturaleza indomable y los hombres. La magia permitía adorar y regirse por las indicaciones de aquellos seres que podían dominar la Magia. Dictaban qué hacer y qué no. Así como los castigos derivados de las entidades sobrehumanas.
Haciendo un salto cuántico, me permito resumir el escrito y mi postura en que antes de las leyes escritas, nos regíamos por una base estrictamente individual, por una base ética de lo bueno y lo malo. Mismos sentimientos que fueron evolucionando hasta convertirse en derecho sustantivo. Al crecer la comunidades, se hicieron necesarias las leyes escritas con la finalidad de reducir los malos entendidos, las perspicacias. Nacen los dogmas.
Pero la mayoría de los seres humanos, en cierta comunidad, NO roba porque cree que es malo. NO mata porque asume que la vida no le es suya. NO abandona porque su conciencia lo persigue.
Quiero decir con ello que, NO ROBAMOS, NO MATAMOS, NO ABANDONAMOS, NO
COMETEMOS FRAUDE o ABUSAMOS DEL DESVALIDO no por qué conozcamos el contenido de la carga punitiva de los Códigos, Leyes, Reglamentos. Son principios básicos que nos sustentan. Una especia de programación que nos permite sobrevivir, evolucionar.
Así, la CORRUPCIÓN es un antivalor que deberá ser atendido y atacado desde el
profundo del valor contrario desde casa y la escuela. Una inversión que lo denoste, que lo conmine como aquel que será impuesto con una estrella amarilla para distinguirlo entre los demás.
Pero si esto falla, EL ESTADO deberá disponer de su FUERZA COERCITIVA para castigar. Es posible que el miedo a la sanción sea un ingrediente más en la formula para contenerla.


Artículo publicado por su autor dentro del Curso Anticorrupción: Introducción a conceptos y perspectiva práctica. UNAM, marzo 2020.

Anuncio publicitario

Publicado por centrodeapoyoalmigrante

Servicios de Apoyo y Asistencia al Migrante

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: